TESTIMONIOS

Reconnective Healing® y Reconexión Personal® en primera persona

He recogido algunos testimonios de personas que ya lo han experimentado.

“Tranquilidad, calor, cosquilleo, paz… fueron algunas de las palabras con las que podría definir mi primera sesión de Reconnective Healing.

Ambiente muy agradable, me sentí muy como y a gusto. Entré en un estado de relajación muy profundo, a la vez que notaba como un cosquilleo y calor por diferentes partes de mi cuerpo, una sensación muy placentera. Disfruté de un momento de paz y tranquilidad tanto físico, como mental y energético. Fue una sensación única y muy diferente a otras. Eduardo es un gran profesional, tuvo un trato exquisito y muy cercano. Me sentí muy cómodo y muy bien atendido, adaptándose a todas mis circunstancias y necesidades.

Sin duda una experiencia muy gratificante.

Muchas gracias Eduardo”

Javier T

“Tuve mi experiencia con Reconnective Healing a través del facilitador Eduardo López Triviño, una enorme persona y excelente profesional en el que se puede confiar absolutamente y del que se desprende una gran honestidad y transparencia. Algo que considero esencial para entender la sesión, y puedo decir que me aportó gran predisposición a relajarme y a disfrutar de mi momento sin condicionarme en absoluto.

Se me hace difícil expresar de forma concreta y con detalles precisos lo que he sentido en mis sesiones, pero sí puedo decir que cada una de ellas ha sido diferente y en todas he tenido unas sensaciones muy positivas, relajantes y a la vez novedosas.

He podido experimentar la sensación de estar “activo” de forma “pasiva” y sentir energía de distintas maneras, tanto a nivel físico; algo difícil de describir, pero muy característico y reconfortante. Y por otro lado, a nivel emocional recibí aportaciones diversas y positivas en cada experiencia. Es curioso cómo al finalizar la sesión siempre he tenido una sensación parecida a haber recibido una ducha y un profundo aseo, algo integral…

Se lo recomendaría a cualquier persona, entendiendo que es algo que podría beneficiar de forma indeterminada y positiva a cualquiera.

Sin duda, una experiencia nueva, plácida y reconfortante.

Gracias Edu.”

Francisco S

“En un mundo de estrés y velocidad constante, una sesión de Reconnective Healing me aportó bienestar mental y corporal.

El torrente de energía positiva que sentí me sirvió para afrontar los retos posteriores.

Gracias Edu”

David R

“Relajación, es la palabra exacta que define mi sensación para la experiencia de Reconnective Healing®

Un ambiente de paz de las manos de un gran profesional que atiende tus necesidades al máximo.

Es la segunda vez que lo hago y lo repetiré sin duda.

¡Gracias Eduardo!”

Araceli R

“Mi experiencia con el Reconnective Healing la podría resumir en la palabra “ligereza”. Así ha sido como me he sentido inmediatamente tras terminar la sesión.

Hará falta más tiempo para saber si noto algún tipo de cambio o efecto en mí.”

Gemma S

“Mi experiencia con Reconnective Healing ha sido de ligereza y el orden.

Me he sentido mucho más ligero y ordenado a nivel orgánico, muscular y mental. Además he notado como la sanación de una dolencia que se estaba agudizando desde hace tiempo, concretamente una mano lesionada, ha sido auxiliada con un manto de energía benéfica que la ha envuelto durante toda la sesión; al finalizar la sesión, la mano seguía caliente y el dolor había remitido en gran parte.”

Alfredo P

“Me vino olor a comida, a guiso, después serenidad, quietud, paz, claridad mental y lucidez.””
Paco R

“Apertura, una gran sensación de apertura, tanto física como espiritual, como una esponja cuando se expande. También me han venido recuerdos agradables de la infancia. Todo el tiempo una gran sensación de tranquilidad, de paz. Gracias Eduardo”
Milagros L

“Me tendí sobre un sofá y me relajé según la hora indicada. Esperé expectante y curiosa de ver que era lo que iba a pasar. Fueron varias sensaciones no vividas anteriormente. Sentí que una niebla me envolvía y yo mirando desde dentro totalmente consciente. Los colores de esa niebla estaban compuestos por franjas negras blancas y grises

Estas se paseaban alrededor mío envolviéndome completamente durante un rato, a continuación vinieron nieblas con franjas de colores crema más y menos intenso. Seguidamente en mi punto débil que tengo molestias actualmente sentí pequeñas corrientes poco agradables luego pasaron.

Estuve siempre rodeada en un lecho de masa gaseosa y nunca apoyada en nada, en un estado de levitación. Al final me sentí muy relajada y contenta. En todo momento pleno confort

Gracias Edu”

Erika V

“No esperaba sentir nada, más bien lo hice por probar y descubrir justo que nada había. Mi sorpresa fue que desde que se inició la sesión empecé a sentir distintas cosas, calor en los pies, hormigueo por las piernas y los brazos, durante unos minutos tuve la sensación de levitar y haber salido de mi propio cuerpo, una felicidad inmensa, y una tristeza enorme, que se superó, y llegó la paz, también note como los ojos se movían muy rápidamente, sin poder controlarlos, y las cejas, subían y bajaban gesticulando. Ví ondas en mi cabeza, como las de un lago al lanzar una piedra. Por último oí durante toda la sesión un sonido, parecido a un carraca, difícil de identificar, que me dio sensación de paz.

Estoy feliz. De momento siento como si me hubiera quitado una gran carga de preocupaciones de encima, como si hubiera pasado página a todos los problemas que tenía acumulados desde hace años.

Me siento bien, mejor que nunca.

Gracias Edu.”

Esmeralda H

“En Navidad, cogí el Coronavirus, a pesar de que me protegí al máximo por circunstancias familiares, terminé pillándolo.

Las sensaciones son muy molestas, no le ves fin porque no hay mejoría, y cada día estas igual que el anterior. Parece que vas a estar ya siempre enfermo.

Un día hable con Eduardo y me propuso hacerme una sesión, a mí y a mi marido, y así fue, la hicimos. Al día siguiente todo mi cuerpo parecía distinto, empecé a remontar, poco a poco, tenía la sensación de que algo me estaba ayudando a esa lucha interior.

Gracias Edu.”

Esmeralda H

“Siempre fui muy sensitiva y eso me animó ha realizar la experiencia.

A pesar de la confianza en Eduardo, estaba muy nerviosa lo que dificultaba que conectará. Al empezar, sentí que ya lo había hecho, cuando comencé a experimentar calor en mi brazo derecho. Me emocione y me inundó una paz infinita.

Una experiencia maravillosa”

Ruth D

ESCUCHA LOS TESTIMONIOS

Marta

Sagrario

Beatriz

Natalia